Que el Fiscal para delitos de odio pregunte en Cartagena qué piensan al respecto de los musulmanes los ciudadanos del Centro Histórico , o los del castizo barrio de San Antón, o los del barrio de Los Dolores, o los de Las Cuatrocientas, o los de El Algar, o los de La Aljorra, o quienes viven en El Albujón, en Pozo Estrecho, en La Palma, o en las poblaciones de Torre Pacheco, La Unión, San Pedro del Pinatar, Los Alcázares, o Fuente Álamo…

Que pregunte la Fiscalía de Cartagena qué opinión le merecen los musulmanes a los propios policías nacionales que me detuvieron, o a los sufridos miembros de la Policía Local, o a los abnegados agentes de la Guardia Civil.

Mientras TODA CARTAGENA está con la masa testicular a punto de reventar por la islamización que ha sufrido la Trimilenaria, por el exponencial incremento de la violencia, por el número de alumnos musulmanes en las aulas que ha convertido a Cartagena en la ciudad con el nivel educativo más bajo de España, el problema es que Josele Sánchez y otros reporteros de La Tribuna de España (Miguel Blasco, Pedro Rosillo, Germán Junqueras y Carlos Aurelio Caldito) denuncian los crímenes de «La Manad de Alá«.

La denuncia de los musulmanes tiene la desvergüenza de citar ¡como incitación al odio! la noticia en la que relatamos como 14 miembros de «la religión de la Paz» violaron brutalmente a una joven en presencia de su novio (en Badalona) y, que por si no había sufrido bastante el chaval impotente ante lo que estos hijos de puta hacían con su prometida, le asestaron varias puñaladas…

Y la Fiscalía de Área de Cartagena admite a trámite la denuncia.

Es decir, aún seré yo el culpable de que musulmanes miembros de «La Manada de Alá» violen impunemente porque las españolas son unas putas infieles, porque lo manda El Corán.

No voy a callarme pese a que el delito que me imputan lleva aparejado pena de prisión.

Estoy (estamos todos) hasta los mismísimos cojones de aguantar, de callar, de buenismo absurdo, de permitir que nos machaquen y tener que escribir «agarrámendola con papel de fumar«, pensando cómo no ofender los sentimientos de estos musulmanes a quienes acogemos, mantenemos, damos ayudas que no existen para los españoles y nos lo pagan como toda España conoce.

No tengo problema alguno con la raza, ni con la religión de nadie.

He convivido muchos años en países musulmanes y tengo muchos amigos árabes (unos musulmanes y otros cristianos). Por ejemplo, soy un encendido defensor de la causa palestina y de la del pueblo saharaui.

Mi denuncia no es por inquina hacia la religión y nacionalidad de nadie sino hacia el crimen, la violación, la imposición de su cultura y la ingratitud con la patria que les acoge.

O ¿es que la Fiscalía para Delitos de odio tiene instrucciones de meterme en la cárcel como sea y acabar con la libertad de información de La Tribuna de España?

A ver si dejamos las cosas claras… aunque acabe en la cárcel.

News Reporter
Desperta Ferro. Josele Sánchez

1 thought on “La Fiscalía de Cartagena me persigue por denuncia de los musulmanes

  1. Lo que piensas, lo pensamos mucha gente, no estas, ni estarás solo y si acaban contigo ( cosa que dudo ) no faltará quien recoja el testigo !

    Libertad de opinión y expresión SIEMPRE !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *