Por el Dr. Carlos León Roch

Los que parecen -seguramente ni lo saben- amigos de los apagones, del subdesarrollo igualitario, de la hambruna y de medicinas, se oponen  a la construcción de la dársena del Gorguel, y reciben espléndida -y sorprendente- acogida en los medios.

Olvidan, o ni lo saben, las enormes limitaciones para los graneles sólidos, para los TEUS (contenedores) en las instalaciones de la dársena de Escombreras, magníficamente dotadas para los graneles líquidos (combustibles), pero absolutamente insuficientes para los sólidos.

Olvidan, o ni lo saben, que SOLO en la futura dársena de El Gorguel se disponen de 23 metros de calado, imprescindibles para el atraque de los grandes superpanamá (buques de 250.000 tm); único en el mediterráneo español.  Ignoran, o ni lo saben, que   la futura dársena de El Gorguel (esto es, el puerto de Cartagena) no le hace la competencia a ningún Puerto del Estado de la zona (Almería, Alicante…) en los que no pueden atracar esos enormes buques, cada uno de ellos equivalente a 7.000  ( siete mil) grandes camiones de 25 Tm. Olvidan, o ni lo saben, que solo el gran puerto de Algeciras ( ¡en el océano atlántico!) dispone de características similares, y que está dedicado al tráfico transoceánico, mientras el Gorguel lo hará (si Dios quiere) con el procedente del canal de Suez y del norte de África, o con esos destinos.

Millones de contenedores;  millones de empleos; millones de beneficios, miles de empresas vinculadas a ese gran proyecto de “tres patas”: Gorguel, ZAL en  Los Camachos y Ferrmed al sur de la  Cadena…

Los amigos de los rebaños de cabricas, del desconocido “camachuelo trompetero “… y también  amigos “del ladrillo” y de las urbanizaciones playeras  en la recuperable, bella y próxima bahía de Portmán olvidan, o ni lo saben, que sus lícitos deseos son absolutamente compatible   con el desarrollo , con la productividad, con el futuro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *